Un día cualquiera de Sonrisa Médica

Un día cualquiera de Sonrisa Médica puede ser como el que viví en el hospital de Son Espases, en compañía de un equipo de periodistas de Crònica d’Avui de IB3 TV. En el vestuario de los payasos, en la planta de pediatría del Hospital de Son Espases, nos encontramos con cuatro hombres estupendos: Juanxo Baltasar, Camil Casasnovas, Joan Pascual y Albert Tugores. Eran las 14.30 horas, momento de empezar la tarea.

Primero toca vestirse. Cambiar los vaqueros y las bambas por unos pantalones de cuadros y unas zapatillas de andar por casa; aunque eso queda al gusto de cada uno. El Dottore Roccotorrino, por ejemplo, prefiere los zapatos rojos y las pajaritas a conjunto; como no podía ser de otro modo en un doctor llegado directamente de Firenze, como dice él. Aunque algo no encaja entre tanto glamour. ¡Sobre la cabeza se ha colocado un colador de metal! “Es la conexión ADSL”, nos aclara serio. Ah, bien… Entonces nos pegaremos a él para poder seguir tuiteando la visita sin problemas de cobertura… Al Dottore le ha tocado de pareja al residente Bruno Dostres, quien nos confiesa que se quedó en residente porque sólo fue un día a la universidad; “un jueves, concretamente”. Pero no nos importa. Tras comprobar la dulzura con que se acerca a los chavales, nosotros le puntuamos con un “cum laude”.

Junto a ellos se pinta la cara el enfermero Aspirino, hombre afable donde los haya pero de convicciones firmes. Con su bata descolorida, de tanto lavarla, le vemos dibujarse una fina línea sobre los labios, y por el espejo, disimuladamente, mirar a la periodista de IB3 embelesado. Creo que le gusta… ¿Y quién es ese tipo de las patillas? Ah, sí, el profesor Tomasín Sin Tesis. Parece el más formal; será porque es profesor… Leo en su curriculum que se trata de un prestigioso especialista de fórmulas imposibles y que está a punto de descubrir una fórmula para componer melodías que suenen bonitas todos los días. ¡Pues la que suena en el ensayo es preciosa! ¿Habéis oído alguna vez a Nena Daconte en la voz y la música de cuatro payasos? No hay duda que estos hombres (y los demás hombres y mujeres de @sonrisamedica) tienen mucho que dar, y lo ofrecen todos los días en los hospitales públicos de Mallorca.

Son las 15.30 horas. Juanxo, Camil, Joan y Albert ya han calentado las voces, han afinado los instrumentos y han revisado la libreta que dejaron los compañeros del turno anterior a modo de diario. Los payasos trabajan en pareja y cada una tiene un programa asignado y un número de habitaciones a visitar, con el fin de atender el mayor número de servicios posible. Hay niños en trauma, en oncología, en quirófano o en cuidados intensivos… por lo que es importante conocer todos los casos para no ser intrusivos. Les ayuda, y mucho, el personal del control de enfermería. Así que, ya están listos. (Joan) Rocco y (Albert) Bruno comienzan a recorrer su pasillo. (Camil) Aspirino y (Juanxo) Tomasín, el suyo. “Toc, toc. ¿Se puede? Somos los payasos”. Si los oís, abridles la puerta. Imposible que os arrepintáis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *